Posteado por: fernando2008 | 16 febrero 2009

El cazador y el preso.

Hagamos una práctica sobre esperpentos. Imagínense que aparezco, rodeado de correligionarios con cara de circunstancias, ante los medios de comunicación, exigiendo que se me aclare:
A Si el señor Rajoy ha tomado café hoy.
B Con quién lo ha tomado.
C Quién lo ha pagado.
D De qué han hablado durante el café.
Desde luego, yo no haría eso. Si alguna vez lo hiciera, doy permiso a mis lectores para que me corran a gorrazos por toda la geografía española y de las comunidades autónomas no constitucionalistas.
Ya he hablado en otras entradas del papel de la oposición. Pero hay veces que no queda más remedio que salir al paso de ciertas actitudes, y decir bien alto y bien claro que no somos tontos.
A El señor Bermejo y el señor Garzón son ciudadanos españoles en plenitud de derechos. Son libres de ir de cacería o quedarse en su casa. Quien únicamente podría poner pegas a esto sería la Guardia Civil, y sólo en lo relativo a si dichos señores tienen sus permisos de armas y licencias de caza en vigor. Nada más.
B Todos los ciudadanos españoles pueden reunirse con quienes quieran.
C Con respecto al asunto de quién ha pagado la cacería, eso sólo debe importarle al señor del P.P. que la ha organizado y a Hacienda si acaso dichos cazadores intentan justificarla como “cacería de trabajo” Recuerdo muy bien cuando el juez Garzón se fue de vacaciones e intentaron hacerle la misma insidia. Afortunadamente, Garzón no es un ingenuo y conservó los justificantes de los pagos que había hecho. No escarmientan.
D ¿De qué hablaron? De lo que les diera la gana. ¿No hay libertad de expresión en España? ¿Es que a las cacerías se va a prevaricar? ¿Y a las bodas no?. Recuerdo haber visto fotos de presuntos delincuentes reunidos en una boda escurialense. ¿A nadie se le ha ocurrido pensar que esos presuntos delincuentes se reunieran en la boda para, presuntamente, delinquir?. ¿A nadie le ha extrañado que un ministro, que tiene a su disposición teléfonos seguros, despachos seguros, pisos seguros, con bajantes de oro macizo, según alguna emisora, vaya a prevaricar a un lugar tan público como una montería?
Para aquellos contumaces en la sospecha, recuerdo un pasaje del libro “Garzón. El hombre que veía amanecer” en el que se describe como Garzón abandona molesto una habitación donde otros jueces hablaban de un caso. Si estos malpensados me dicen que doña Pilar Urbano escribió esto porque está a sueldo del P.S.O.E., ya me quedo sin palabras.
Siempre he sido partidario de la navaja de Occam. En igualdad de condiciones, la solución más sencilla es la correcta. Y me parece que lo más sencillo es pensar que en el P.P. hay una trama de corrupción, destapada por un señor al que se le debía dar la Gran Cruz de Cristóbal Colón, porque posiblemente los dos sean de Génova. Que a esa corrupción se une una feroz lucha por el poder dentro del propio partido. Que, al no poder encubrir ni la corrupción ni la lucha por el poder, en un intento desesperado por desviar la atención, montan el escándalo de la cacería.
“Cuando el sabio señala a la luna, el tonto mira al dedo”. Pero, en este caso, los tontos se pasan de listos, al intentar que miremos solamente al dedo y olvidemos la luna. La luna de Valencia. Y la de Madrid.

Anuncios

Responses

  1. Sí, lo que pasa es que el momento no era muy oportuno y además, sobre todo Bermejo ha actuado luego con chulería y prepotencia, que en el mismo partido ha sentado mal. Tiene un tufillo franquista y gastoso que no le favorece. Lo del PP, mejor non coment, porque poto.

  2. Si a todas las personas antipáticas se les prohibiera cazar, la industria cinegética entraría en crisis. A mí, lo que me molesta de todo esto es la actitud “como sois tontos, os contamos un cuento para despistar. Y vosotros os lo creéis”. Soy demasiado mayor ya para creerme cuentos. Cualquier cuento.

  3. Tienes toda razón en lo que dices, pero…

    En ocasiones la estética se olvida y eso no debe hacerse. Máxime cuando las aguas están “turbulentas” y cualquiera puede sacar un espurio provecho de “nada”.

  4. Ni me gustan esos dos señores, ni soy votante del PSOE. Pero si se hubiesen quedado en casa el titular hubiese sido “Garzón y Bermejo no cazan juntos. ¿Por qué? ¿Qué tienen que esconder?”

  5. Tampoco me gustan, pero el tema de la estética hace tiempo que se ha olvidado en la política y eso, para cualquier político -del partido que sea- es imperdonable.
    Lo que dices de ¿Qué tienen que esconder? pues no creo que sean tan estúpidos como para ir de “faralaes” y encima hablar de lo que no deben ni pueden. Para eso, tienen otros momentos y lugares. Si quieren. Claro.
    No obstante, están “endiosados” y creen que todo les está permitido.

  6. En todo caso, si habéis escuchado con cuidado la arenga del gallego.

    ¿No os ha parecido que sus palabras tenían doble sentido, que no se sabía si se dirigia a los de fuera o a los de dentro?

    “No voy a permitir este tipo de maniobras”.

    ¿Cuales, ir de caza o espiar a correligionarios?

    Si no fuera tan esperpéntico sería gracioso.

  7. La mujer del César no sólo debe ser honesta, sino parecerlo. Si hubiese sido uno del PP, el Psoe hubiese hecho lo mismo y los del PP siempre han denunciado que Garzón es parcial.

  8. ¡Es una buena idea! Añado una postdata al post


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: