Posteado por: fernando2008 | 15 febrero 2009

Las fábulas de Esopo y de Jesús.

Hace unos días, vi un programa de televisión. En mi descargo diré que lo vi porque tenía el televisor enfrente de mi cuchara. En dicho programa, una famosa decía que hacer algo era como “matar a la vaca de los huevos de oro”. Anatómicamente la frase es incorrecta. Literariamente lo es más aún. Esopo siempre habló de la “oca de los huevos de oro”.
Considero a Esopo un producto de la memoria colectiva de la humanidad, a pesar de lo que dice el manuscrito “G” de la biblioteca de Nueva York que lo hace un hombre, hombre mudo que recobra el habla nada menos que por un milagro de la diosa Isis. (Ninguna religión tiene la exclusiva de los milagros) Y estoy de acuerdo con Aristóteles el cual consideraba la fábula como una figura retórica para conseguir convencer a los oyentes.
Hay una fábula de Esopo “El pescador flautista” que dice así:

Un pescador que también tocaba hábilmente la flauta, cogió juntas sus flautas y sus redes para ir al mar; y sentado en una roca saliente, se puso a tocar la flauta, esperando que los peces, atraídos por sus dulces sones, saltarían del agua para ir hacia él. Mas, cansado al cabo de su esfuerzo en vano, dejó la flauta a su lado, lanzó la red al agua y cogió buen número de peces. Viéndoles brincar en la orilla después de sacarlos de la red, exclamó el pescador flautista:
-¡Malditos animales: Cuando tocaba la flauta no teníais ganas de bailar, y ahora que no toco, lo hacéis.!

Es una fábula muy conocida en la antigüedad. Incluso Heródoto se hace eco de ella en sus “Nueve libros de la Historia”. En su libro 1º capítulo 141, pone en boca de Ciro dicha fábula.
¿Y en el Evangelio? También. Mateo 11:17. “Os hemos tocado la flauta y no habéis bailado“. Lucas (7:32) dice exactamente las mismas palabras.
Me cuesta mucho creer que Jesús de Galilea estuviese al tanto de las fábulas griegas. No se conocen citas suyas más que de la Torah. E incluso esas citas también tienen trampa, como algún día explicaré.
Queda planteada la pregunta ¿Es verosímil que Jesús conociese las fábulas de Esopo? ¿Tenían tanto contacto los judíos ortodoxos con la literatura griega. A mi juicio no. No lo tienen ahora, mucho menos lo tendrían en el siglo I.
Entonces ¿una interpolación posterior?. Puede. El problema es que antes era un cuento de Esopo. Ahora es Palabra de Dios.

Anuncios

Responses

  1. Semos almas paralelas — y no me refiero a que busquemos novias tontas… aunque…—

    A ti con la historia y a mi con la ¿estetica?

    Cuando veo a alguien que ondea la bandera de la novedad, presume de haber encontrado el circulo cuadrado y afirma que el y solo el conoce la verdad dibujada con tiza, suelo recordar a ese autor antiguo, esa vieja foto o ese dibujo en la pared que años, decadas o milenios antes. Alguien hizo en algun sitio.

    No existe la novedad, solo la reinterpretacion.

    Y ahi reside el problema; el que “enuncia” no suele llevar bien que le digan que no ha descubierto nada mas que la polvora.

    Y si habalmos de religion o historia, entonces los absolutos no cortan la cabeza, ¿verdad diafano?

  2. Nada nuevo bajo el sol. Pero si un dicho popular, fruto de siglos de sabiduría, se convierte en una fábula de Esopo, no pasa nada. Lo malo es cuando se convierte en Palabra de Dios y se impone a todo el mundo a sangre y fuego.

  3. No, palabra de poder.

    La palabra de dios es aquella que cada uno siente en su interior en forma de sinceras creencias de uno u otro tipo.

    Las creencias y supersticiones tienen un claro fundamento en el consuelo que necesitan las personas.

    Agarrarse a un mito y sentirse reconfortado es muy, pero que muy beneficioso.

    Os juro que muchas noches envidio sinceramente la capacidad de creer en algo y sentirse confortado por ello.

    Lo otro es sólo palabra de poder, con la etiqueta que quieras, pero solo eso, una justificación del ejercicio del poder, y cuanto mas omnímodo mejor.

  4. Me gusta mucho Jesucristo, pero lo de os haré pescadores de hombres no me mola. Prefiero a los peces bailando.

  5. A mi tampoco, las implicaciones son muy turbias.

    Las creencias son sagradas hasta que las enuncias pretendiendo que lso demás las sigan a rajatabla.

    Parece que cuando uno se vuelve ferviente creyente deja de tener consideración por los demás.

    Una pena ser pescado que pescar y no hombres con los que hablar.

    —Jo, que mono me ha quedao—

  6. yo pedi fabulas de herodoto no de esopo y jesus

  7. Pues lo siento, pero no conozco fábulas de Heródoto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: