Posteado por: fernando2008 | 18 enero 2009

Romería de los Mártires san Fabián y san Sebastián.

“Entre San Antón y los Mártires, no salgas de casa aunque de pan no te hartes”. Bien, pues yo no he hecho caso al refrán y he acudido a la ermita de los Mártires del Paseo Alto esta mañana. Esta es la crónica de mi romería.
Comenzamos en el C.P. “Delicias” antes Perejil y antes Pérez Gil. Hay muchas leyendas sobre ese nombre; para unos fue la persona que inauguró el centro allá por el año 1925. Otros dicen que se edificó sobre la huerta de Pérez Gil. Lo que sí es cierto que era un colegio amplio con unos techos altísimos, techos que se derrumbaron en los años cuarenta. Y lo cierto es que se edificó sobre una huerta, no sobre un parque.
Enfrente, al otro lado de la carretera, está un precioso edificio construido por el arquitecto Francisco Calvo entre los años 1929-31. Es de estilo historicista y se puede clasificar como neorromántico. No hagáis caso al rótulo de la fachada. Para Cáceres, siempre será el “Instituto de Higiene”.

instituto-de-higiene
Un poco más delante, la Plaza de Toros.  Dicen que es una de las más antiguas de España. Lo curioso es que en donde ahora se encuentra, estuvo la antigua ermita de los Mártires, demolida en 1845, ermita que se construyó después en otro sitio y que es el final de nuestra peregrinación.
Subiendo hacia el Paseo Alto encontramos a la derecha lo que queda del Cuartel “Infanta Isabel”. El Pabellón de Mando es una buena muestra de la arquitectura militar de comienzos del XX y siempre me felicitaré que un vestigio del pasado se salve.

cuartel-infanta-isabel
Llegamos a la “bandeja” del Paseo Alto, ahora Paseo de Ibarrola, y encontramos la fiesta en todo su apogeo. A la derecha, una impresionante vista de los Llanos de Cáceres, teniendo al fondo los restos del campamento romano de “Cáceres el Viejo”, la “Castra Cecilia” del Itinerario de Antonino.
La ermita de los Mártires es de una elegante simplicidad. Una nave con bóveda de cañón, ábside con bóveda de horno y dos dependencias de planta cuadrada. En su interior la Virgen de los Mártires, una imagen de vestir, y un inefable cuadro pseudotenebrista de San Sebastián. Fuera, presidiendo la celebración, dos deliciosas e ingenuas estatuas de san Sebastián asaeteado y san Fabián, el papa de la paloma, con su tiara.
– La verdad, encuentro un poco extraño este artículo.
– No es un artículo, Adso. Es la crónica de un paseo dominical. ¿Qué hay de raro en él?
– Falta la crítica a algo, la mención a algún libro. Y no entiendo que haces en una ceremonia de culto.
– No hay crítica porque todo lo que vi en el paseó me gustó. Yen cuanto a lo demás, se puede arreglar fácilmente. Walter Otto, en su libro “Dionisio, mito y culto” dice lo siguiente: “El culto pertenece a la categoría de las creaciones monumentales del espíritu humano. Para estudiarlo con la perspectiva adecuada, hay que situarlo junto a la arquitectura, la música, la plástica, artes que algún día estuvieron al servicio de lo divino”. Y yo estoy de acuerdo con él.
– ¿Estás de acuerdo en rendir culto a lo divino?
– No. Estoy de acuerdo en que el culto es una creación monumental del hombre. Como “El Quijote”. Y esa creación sigue siendo monumental, aunque don Alonso Quijano no haya sido un personaje real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: