Posteado por: fernando2008 | 9 enero 2009

Los tres Reyes Magos

reyes_ravena_br

Los Reyes Magos y su estrella. Mosaico de Rávena

– Esta historia sí te gustará.

– Me encanta. La noche del 5 de enero es una noche mágica. Cierras puertas y ventanas, pones los tres recipientes y te acuestas procurando dormirte cuanto antes. Cuando el seis te despiertas, corres al salón y ¡oh alegría! Los tres recipientes están llenos de vino.

– ¡Qué bestia eres! ¿Cómo van los Reyes Magos a traerle vino a los niños?

– Para ti, querido Adso, todo se reduce a la Biblia. ¡Dios nos guarde del hombre de un solo libro! Esta es una ceremonia que  celebraban los adoradores de Dionisos en Grecia quinientos años antes de Cristo. Y no lo digo yo; lo dice la “Historia natural” de Plinio.

– Entonces dices…

– No. No digo nada. Ese es el problema: que te dicen cosas, tú te las cree y jamás se te ocurre cuestionarlas. Así que, invirtamos los términos. Dime tú en lo que crees y luego lo analizamos.

– Los Reyes Magos vieron una estrella, la siguieron y llegaron a Belén. Allí encontraron a Jesús en un pesebre entre una mula y un buey. Le adoraron y le ofrecieron oro, incienso y mirra.

– Si son reyes no son magos. Los magos de Persia son sacerdotes. Los magos de Mesopotamia son astrónomos. Ha habido algunos reyes como Alfonso X y Rodolfo II que eran las dos cosas, pero no es normal que se encuentren tres juntos en el tiempo y en el espacio.

– Entonces ¿por qué reyes?

– Las profecías otra vez. Salmos 72-10. “Los reyes de Tarsis y de las costas te traerán presentes. Los reyes de Sabá y Sebas ofrecerán sus dones“. Tenían que venir por narices quienes trajesen dones y tenían que ser reyes. El problema es que Tarsis está un poco a trasmano de Belén y si vinieran de Cádiz traerían pescaíto frito, no oro.

– ¿Y la estrella?

– Ah sí, la estrella. Es el Roswell de la antigüedad. Hay miles de novelas de ciencia-ficción sobre ella. Mi favorita es una en la que un astrónomo, jesuita por más señas, llora desconsolado cuando se da cuenta que Dios ha calcinado una civilización entera al provocar una supernova y señalar así el nacimiento de su Hijo en Belén.

– Entonces ¿conjunción de planetas, supernova, cometa?

– Pegúntate más bien ¿por qué miles de personas han visto OVNIS y nadie les hace caso y una sola persona dice que otros vieron una estrella y todo el mundo le cree? En cuanto al resto de hipótesis, la explicación es que estamos en el 2009. Hoy podemos encargar a cualquier observatorio una tabla de efemérides de cualquier día y de cualquier año. Y todos los años las tienen.

– Pero los astrónomos chinos hablan de una estrella con cola en el 5 a C.

– Y una conjunción de Júpiter y Saturno en el 7 a C. Y… Podíamos ir viendo año por año y siempre habrá algo. ¿Sabes cuando le salió la cola a la estrella de Belén? En 1304. El cometa Halley había pasado en 1301, Giotto lo vio, le gustó y lo plasmó en el cuadro del final de la entrada. El del comienzo es un mosaico de Rávena del siglo VI, en el que se representa la estrella monda y lironda, sin cola.

– Pero los Magos, que no Reyes, la siguieron.

– ¿Cómo demonios los mejores astrónomos de la antigüedad iban a seguir una estrella, a lomos de camello?  ¿Te imaginas a Copérnico corriendo detrás de Mercurio?

– Vale, vale. Volvamos al pesebre, a la mula y el buey.

– Y volvemos a las profecías. Cuando una argumentación se cae por su base, cualquier cosa que pueda corroborarla, aunque sea traída por los pelos y sacada de contexto vale. Juzga por ti mismo: Isaías, 1 3, “Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne“.

– Pues sí. Me parece bastante inconsistente. ¿Seguro que esa es la causa?

– No lo digo yo. Lo dice en la obra “La mula y el buey junto al pesebre” el cardenal Joseph Ratzinger. Y a él le ha ido muy bien en su carrera con esa interpretación.

– Terminemos con el oro, el incienso y la mirra. ¿Qué significado tienen esos tres regalos?

– El que tuvo siempre en la religión de Ahura Mazda. Seiscientos años antes de que naciese Cristo, se le hacían esos mismos presentes al dios. Y si unimos a eso que Melchor significa: “Señor de la luz” y Gaspar: “Señor del aroma”, nos encontramos con la típica ceremonia del mazdeísmo.

– ¡Tampoco los tres Reyes Magos!

– Serán tres porque lo dices tú. En las catacumbas romanas aparecen unas veces dos y otras cuatro. Para la iglesia siria son doce, para la Armenia sesenta.

– Y Baltasar no era negro.

– Baltasar significa “Assur protege al rey” Es un nombre mesopotámico. Como entonces no estaba de moda poner nombres extranjeros, del tipo Vanessa o Demelsa podemos pensar que Baltasar era tan blanco como Muntazer al Ziadi, el héroe mesopotámico que le tiró sus zapatos a Bush. Aunque ahora, el pobre, seguro que está un poco morado.

giotto_-_scrovegni_-_-18-_-_adoration_of_the_magi

Los Reyes Magos y el cometa. Giotto.

Anuncios

Responses

  1. Como siempre… en la diana. 😉

  2. Como siempre… ¡el primero! Gracias Jomer.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: