Posteado por: fernando2008 | 9 enero 2009

Los Santos Inocentes.

baby_krishna_wb39

“El sabio habló con el malvado rey y le dijo que el recién nacido le iba a quitar su trono. El rey mandó matar a todos los niños de menos de dos años de la zona”.

– Bueno, es una manera un tanto extraña de contar la historia de los Santos Inocentes. Además, los Reyes Magos eran tres, no uno.

– Pero ¿quién habla de los Inocentes? La historia que he contado sucedió muchísimo antes, en el 5561 a C. El malvado rey se llamó Kamsa, el sabio, sólo uno, Narada Muni y el niño se llamó Krishna. Tienes su retrato al principio de esta entrada.

– Pues yo hubiese jurado que era el Niño Jesús un poco modificado.

– Apenas hay nada nuevo en la iconografía en los últimos 5000 años.

– ¿Y en la Historia?

– Te contaré otra. “Meses antes de su nacimiento, acaeció un prodigio que significaba que se anunciaba el nacimiento del Rey del Mundo. Las autoridades ordenaron que muriesen todos los niños nacidos en ese año. A pesar de esto, el hijo de dios nació”.

– Falta de ortografía. Hijo y Dios con mayúscula.

– ¿De veras? Estamos hablando de Augusto. Y eso ocurría 63 años antes de la fecha dada para el nacimiento de Cristo. O por lo menos eso es lo que escribe Suetonio en el capítulo XCIV de su vida de Augusto, en la obra “Los doce Césares”.

– Vamos que esa historia era ya vieja y conocida cuando Cristo vino al mundo. Por lo visto, en todas las partes del mundo había degollinas de inocentes.

– Pues, curiosamente, en todas las partes del mundo menos en Palestina. Herodes el Grande no era precisamente un angelito, pero ten por seguro que sus enemigos tampoco lo eran. Si hubiesen barruntado la posibilidad de cargarle el muerto, o mejor, los muertos, lo hubiesen hecho sin pestañear. Pero no lo hicieron porque ni se les ocurrió. Eran menos retorcidos que el evangelista.

– Pero, aunque no sea un argumento de primera clase, quedan las profecías.

– No me hables de las profecías que me cabreo. Llevamos dos mil años aceptando a pie juntillas las profecías cuando el descubrir su truco es lo más fácil del mundo.

– ¿Cuál?.

– Todo consiste en leer no sólo la frase que viene en el Evangelio sino buscar la frase original y leer dos líneas más. Entonces se descubre el pastel.
Por ejemplo: “Así ha dicho Jehovah: Voz fue oída en Ramá; lamento y llanto amargo. Raquel lloraba por sus hijos, y no quería ser consolada por sus hijos, porque perecieron. Así ha dicho Jehovah: Reprime tu voz del llanto y tus ojos de las lágrimas, porque tu obra tiene recompensa, dice Jehovah. Ellos volverán de la tierra del enemigo. Hay esperanza para tu porvenir; tus hijos volverán a su territorio, dice Jehovah”.

Ese es el texto real. Además, una simple búsqueda en Internet te aclarará que Ramá fue la ciudad donde fueron reunidos los cautivos de Judá, antes de ser deportados a Babilonia. La profecía habla de que los judíos cautivos volverán a Israel. No se habla de reyes que nacen ni de degollinas ni nada de eso.

– Entonces la profecía de la huída a Egipto?

– Vamos a verla: “Cuando Israel era muchacho, yo lo amé; y de Egipto llamé a mi hijo. Mientras más los llamaba, más se iban ellos de mi presencia. A los Baales ofrecían sacrificio, y a los ídolos quemaban incienso. En resumen: Yavé consideraba a Israel como un muchacho, como un hijo y lo llamó para que dejara Egipto y viniese a la tierra de Canaán. ¡La Sagrada Familia iba en dirección contraria!. Los profetas debían tener más cuidado con el código de la circulación.

– Otra profecía que sale rana. No entiendo cómo nadie se ha dado cuenta.

– Yo tampoco. Quizás porque la gente considera al Evangelio como el Evangelio, valga la redundancia. Pero es muy fácil hacer profecías a toro pasado, después de que se produzca el acontecimiento. Ya lo dijo un autor hacia el que no albergo el más mínimo recelo, Humberto Eco: “Si se buscan relaciones ex-profeso, las medidas del quiosco de diarios de la esquina sin duda guardan relación con los secretos y medidas del universo y sus alrededores”.

– No sé que decirte.

– Pues yo sí sé qué decirte, querido Adso: ¡Inocente! ¡Inocente!

20101228_00008

Anuncios

Responses

  1. Genial, maestro.

  2. Tí si que eres genial, Jomer. ¡Y muy fiel!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: